jueves, 19 de julio de 2012

FONTANARROSA, ROSARIO CENTRAL Y LA PALOMITA DE POY

Aquel mítico gol de Poy a Newell’s, motivó al inolvidable escritor y humorista rosarino e hincha de Central hasta la médula, Roberto Fontanarrosa, a escribir un cuento de ficción llamado "19 de diciembre de 1971" (fecha del recordado partido, en el que Central venció a Newell's, por las semifinales del Nacional). El mismo, fue publicado en 1982, en el libro "Area 18".

Si bien la historia es de ficción, el partido de fútbol entre los eternos rivales rosarinos fue real, y se disputó en la cancha de River, con el resultado final 1 a 0 favorable a Central gracias a la recordada “palomita” de Aldo Pedro Poy, tal como lo describe la mencionada obra de Fontanarrosa.

El cuento humorístico/dramático, trata la historia de un hombre, “el Viejo Casale”, el cual jamás en su vida había visto perder a Rosario Central en un clásico ante Newell's. Ante la importancia del partido de la semifinal de 1971, un grupo de amigos del hijo de Casale decide invitarlo a que concurra al estadio a presenciar el trascendente encuentro ante el rival de toda la vida.

Éste grupo pensaba que la presencia del Viejo le traería suerte a Central, debido a su favorable historial ante La Lepra (nunca lo había visto perder). Al hacerlo, Casale se niega rotundamente y aduce enfermedades del corazón que le impedían concurrir a la cancha desde hacía más de dos años. Ante la negativa, dicho grupo de centralistas decide planear un secuestro y así, llevar engañado a Casale al Monumental.

El cuento describe todo el viaje a Buenos Aires de Casale con los hinchas de Rosario Central, y las escenas más significativas del partido, incluido el gol de palomita de Poy, quizás el más importante de la historia Canalla (o Canaya, como lo inmortalizó el Negro).

La historia finaliza con la muerte de Casale a causa de un paro cardíaco (producto de la gran emoción), luego del pitazo final del árbitro y la victoria por 1 a 0, ante el rival de siempre, que le dio el pase a Central a la final del Campeonato Nacional.

“¡La cara de felicidad de ese viejo, hermano, la locura de alegría en la cara de ese viejo! ¡Que alguien me diga si lo vio llorar abrazado a todos como lo vi llorar yo a ese viejo, que te puedo asegurar que ese día fue para ese viejo, el día más feliz de su vida, pero lejos lejos, el día más feliz de su vida, porque te juro que la alegría que tenía ese viejo era algo impresionante!

Y cuando lo vi caerse al suelo como fulminado por un rayo, porque quedó seco el pobre viejo, un poco que todos pensamos; “¡qué importa!” ¡Qué más quería que morir así ese hombre! ¡Esa es la manera de morir para un canalla! ¿Iba a seguir viviendo? ¿Para qué? ¿Para vivir dos o tres años rasposos más, así como estaba viviendo, adentro de un ropero, basureado por la esposa y toda la familia? ¡Más vale morirse así, hermano! Se murió saltando, feliz, abrazado a los muchachos, al aire libre, con la alegría de haberle ganado a la lepra por el resto de los siglos! ¡Así se tenía que morir, que hasta lo envidio, hermano, te juro, lo envidio! ¡Porque si uno pudiera elegir la manera de morir, yo elijo ésa, hermano! Yo elijo ésa”.

A 5 años de la partida del querido y virtuoso Negro Fontanarrosa, porque no podemos ni queremos despegarnos del fútbol, lo imaginamos, como siempre, en cualquier parte de la estratosfera, creando historias futboleras o, simplemente, gritando un gol de su Rosario Central.



No hay comentarios:

Publicar un comentario